DEVOCIÓN A SAN FRANCISCO DE ASÍS  

 

"Altísimo, omnipotente y buen Señor

tuyas son las alabanzas, la gloria,

el honor y toda bendición.

A ti solo se deben, Altísimo y ningún

hombre es digno de hacer de ti mención...."

 

 Bueno es el recordar ahora las palabras secretas que Jesús hizo oír a San Francisco cuando le imprimió las llagas; el seráfico patriarca no las dio a conocer a nadie durante su vida; pero algunos años después de muerto las reveló a uno de sus religiosos, como se lee en el opúsculo intitulado: Fioretti. He aquí las palabras:   “Puesto que durante la vida te has asemejado a mí quiero que también en la muerte me seas parecido; así como el día de mi muerte bajé al Limbo para sacar de él las almas que contenía, del mismo modo quiero que todos los años, al día del aniversario de tu muerte, bajes al Purgatorio, para sacar de él las almas de tus hermanos, hermanas y de todos los que te hayan tenido devoción especial.”

 

ORACIONES EN HONOR DE LAS LLAGAS DE SAN FRANCISCO

 

¡Oh seráfico Padre San Francisco! Yo venero la llaga santa de vuestra mano derecha y os suplico humildemente, por el dolor que os causo y por el mérito que os hizo adquirir, que me alcancéis la gracia de trabajar siempre a la mayor gloria de Dios, al provecho de mi alma y a la salvación del prójimo. Padre....Ave....Gloria.

¡Oh seráfico Padre San Francisco! Yo venero la llaga santa de vuestra mano izquierda, y os suplico humildemente, por el dolor que os causo y por el mérito que os procuró, me alcancéis que meditando con frecuencia la pasión dolorosa de Jesús, encuentre agradable las amarguras, los disgustos y angustias de la vida presente. Padre....Ave....Gloria.

¡Oh seráfico Padre San Francisco! Yo venero la llaga santa de vuestro pie derecho y os pido humildemente, por el dolor que os causó y por el mérito que os procuró, que me alcancéis el socorro, fortaleza y constancia para caminar siempre en el recto sendero de la ley divida y de la virtud, y para llegar felizmente a la salvación eterna. Padre....Ave....Gloria.

¡Oh seráfico Padre San Francisco! Yo venero la llaga santa de vuestro pie izquierdo y os suplico humildemente, por el dolor que os causó y por el mérito que os procuró, me alcancéis la gracia de llorar  y de detestar mis pecados a los pies de mi Salvador crucificado, de recibir el perdón completo de ellos, y de no ofenderle jamás con el pecado. Padre....Ave....Gloria.

¡Oh seráfico Padre San Francisco! Yo venero la llaga admirable de vuestro costado abierto, y os suplico humildemente, por el dolor que os causó y el mérito que os procuró, me alcancéis una ardiente caridad, para que ame sobre todas las cosas al Sumo Bien, y al prójimo como a mí mismo, y que mereciendo exhalar mi último suspiro sobre el Corazón traspasado de mi amado Salvador, pueda amarle y poseerle con Vos para siempre en el cielo. Padre....Ave....Gloria.  

  1.  

  2. PLEGARIA SIMPLE

Señor, haz de mí un instrumento de tu Paz;

que donde haya odio, ponga yo amor;

que donde haya ofensa, ponga yo perdón;

que donde haya discordia, ponga yo unión;

que donde haya error, ponga yo verdad;

que donde haya duda, ponga yo fe;

que donde haya desesperación, ponga yo esperanza;

que donde haya tinieblas, ponga yo luz;

que donde haya tristeza, ponga yo alegría.

 

Oh Maestro, que no busque tanto

ser consolado.... como consolar;

ser comprendido.... como comprender;

ser amado.... como amar.

Pues dando.... se recibe;

olvidando.... se encuentra;

perdonando.... se es perdonado;

muriendo.... se resucita a la vida eterna.

Amén

 

 

 Difícil es formarse una idea del estado de alma de San Francisco después de haber recibido la impresión de las llagas. El primer efecto de la imposición de los estigmas, parece haber sido una gran alegría. Esta sensación de reconquistada dicha interior halló poética expresión en el cántico de alabanzas que reproducimos a continuación:

 

 

CÁNTICO DE ALABANZAS

 Señor Dios, tú eres santo; tú eres Dios de los dioses, que sólo haces maravillas. Tú eres fuerte. Tú eres grande. Tú eres altísimo. Tú eres omnipotente. Tú eres Padre santo, Rey del cielo y de la tierra. Tú eres Dios de los dioses, trino y uno. Tú eres bueno, todo Bien, Sumo Bien, Señor Dios, vivo y verdadero. Tú eres caridad. Tú eres sabiduría y humildad. Tú eres paciencia. Tú eres hermosura. Tú eres seguridad y templanza. Tú eres fortaleza y prudencia. Tú eres toda nuestra riqueza. Tú eres mansedumbre. Tú eres protector, guarda y defensor nuestro. Tú eres nuestro amparo y nuestra fuerza. Tú eres nuestra fe, esperanza y caridad. Tú eres nuestra dulzura. Tú eres bondad infinita, grande y maravilloso, mi señor Dios Todopoderoso, piadoso, misericordioso y Salvador.

 

 

San Francisco también nos dejó estas alabanzas para rezarse en todo momento:

 

 

ALABANZAS QUE SE HAN DE DECIR EN TODAS LAS HORAS.


 Santo, santo, santo Señor Dios omnipotente, el que es, y el que era, y el que ha de venir. Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos. Digno eres, Señor Dios nuestro, de recibir la alabanza, la gloria, el honor y la bendición. Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos. Digno es el cordero que ha sido degollado de recibir el poderío, y la divinidad, y la sabiduría, y la fuerza; y el honor, y la gloria, y la bendición. Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos.

Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo. Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos. Bendecid al Señor todas las obras del Señor. Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos. Alabad a nuestro Dios todos sus siervos y los que teméis a Dios, pequeños y grandes. Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos. Alaben al que es glorioso los cielos y la tierra.

Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos. Y todas las criaturas del cielo y de la tierra, y las que están bajo la tierra y el mar, y todo lo que hay en él. Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos. Como era en el principio y ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

Y alabémosle y ensalcémosle por los siglos. Oración: Omnipotente, santísimo, altísimo y sumo Dios, todo bien, sumo bien, bien total, que eres el solo bueno, a ti te tributemos toda alabanza, toda gloria, toda gracia, todo honor, toda bendición, y te restituyamos todos los bienes. Hágase. Hágase. Amén.



 

San Francisco en éxtasis

 

Video realizado por los autores de este Portal

Antonio Zabaleta, Julián García Reyes y Coro

 

"Oración Simple"

(Espere que termine la música de fondo)

 

 

 


Cántico al Hermano Sol

¿ Con qué nombre bautizaron a San Francisco?

 Página anterior (Oraciones)

Página Siguiente (Santa Clara)

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

Mensajes: El Libro de la Verdad

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.

 

 

 

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo interesante ahí.