LA HORA DE LOS SANTOS ÁNGELES

A Marcos Tadeu - Jacareí

 

 

Martes 21:00 hrs

 

 

 

 

Al final, se encuentra el link para bajar la versión imprimible.

 

    Antes de comenzar con La Hora de los Angeles, queremos decirles que la imagen que vemos aquí corresponde a un momento muy triste para Jesús. Baja un ángel enviado por el Padre, para confortarlo. Ya se viene para Jesús toda la pasión y todos los sufrimientos terrible que se han revelado. Este ángel baja por segunda vez, a acompañar a María, en los momentos cuando Jesús crucificado está ya por morir.

 

Nunca olviden a este ángel.

 

 

 

Ahora comencemos con La Hora de los Ángeles.

 

 

   Habla la Santísima Virgen a Marcos Tadeu: Hijo, ¡ha llegado la hora! Es Nuestro deseo y orden solemne: Que todos los Martes a las 9 de la noche, sea hecha la Hora de los Santos Ángeles. Esta devoción hará derramar sobre la Tierra, numerosas gracias de conversión y salvación.

 

 

LA HORA DE LOS SANTOS ÁNGELES, deberá comenzar:

1.- Con 10 minutos de Meditación sobre los Santos Ángeles (meditar y buscar en La Biblia apariciones de ángeles).

2.- La Corona de los Santos Ángeles. (La Virgen le pide a Marcos que escriba esta corona)

3.- Mensajes de los Santos Ángeles;

4.- Letanía cantada de los Santos Ángeles, invocando a los Ángeles que aparecen dando mensajes en Jacareí.

5.- Súplica a los Santos Ángeles;

6.- Consagración a los Santos Ángeles.

7.- Cántico final

 



   Donde esta Hora fuese hecha, descenderán copiosas bendiciones de Nuestros Corazones. Los Santos Ángeles serán atraídos hacia donde ella fuese hecha y protegerán a las personas, los hogares y lugares donde se rece esta Sagrada Devoción.

   Los Santos Ángeles expulsarán y atarán los espíritus malignos, donde esta Hora fuese hecha, sobretodo; el demonio Asmodeo
(*), destructor de la familia y de la juventud. Esta Hora estremecerá y aniquilará al infierno, con sus hordas y planes.

  Comienza ya hijo (Marcos)! Para que cuanto antes, la HORA DE LOS SANTOS ÁNGELES sea hecha y propagada.   Esta Hora liberará a muchos cautivos del demonio y preparará a las almas y al mundo, para el Triunfo de Nuestros Corazones!

Hijo La Paz! Amado Nuestro, La Paz…”


 

 (*) Este demonio no debiera ser desconocido para ustedes, aparece en Tobías, capítulo 3, en el versículo 8 y también en el 17. Recuerden que  mató a los  siete maridos de Sara, uno después de otro, antes de consumar el matrimonio. Viene el Arcángel San Rafael y libera a Sara del demonio y así se puede casar con Tobías.

 

     En la presentación del Exorcismo de Papa León XIII, el  Arcángel San Miguel (mensaje entregado a Enoch), también lo nombra y dice lo siguiente: "...Orad también con mi Exorcismo, por la conversión de los pecadores, por la Iglesia y los sacerdotes, para que nosotros (los ángeles), a través de vuestras oraciones y súplicas y por la Gracia de mi Padre (Dios Padre), expulsemos a Jezabel y Asmodeo, que están apartando a los pastores de la Iglesia del camino del Evangelio....)

 

Perfidísima serpiente.

 

 

  A continuación las partes de La Hora de los Santos Ángeles:

 

 

 

1.- Con 10 minutos de Meditación sobre los Santos Ángeles.

 

 

Les vamos a dar algunos capítulos de La Biblia donde aparecen ángeles, ustedes busquen otros más si lo desea.

 

1.- Génesis Cap 16.

2.- Génesis Cap 21.

3.- Génesis Cap 22.

4.- Génesis Cap 28.

5.- Num, Cap 22.

6.- Jc Cap Cap 6.

7.- Jc Cap Cap 13.

8.- Tob, Cap 11.

9.- Dan Cap 3.

10.- I Ren cap 19.

11.- Salmo 91.

12.- Mat Cap 4.

13.- Lc Cap 15.

14.- Hch Cap 12

 

 

 

2.- La Corona de los Santos Ángeles.

 

 

 

1 Padre Nuestro
1 Ave María
1 Gloria

“Oh Santísimos Coros de los Ángeles del Señor, postrado a vuestros pies, vengo a recurrir a Vosotros por medio de esta Corona Angélica, suplicando que vengáis sin demora en socorro de mi alma tan necesitada, para enseñarme la verdadera devoción a los Sacratísimos Corazones de Jesús, María y José. Para que mi alma se una a Ellos para siempre por el amor perfecto. Llevadme Oh Santos Ángeles, amigos míos y amores míos, al Amantísimo Corazón de San José, para que Él me conduzca y me encierre en los Corazones de Jesús y María y en el Seno del Eterno Padre Que son todo mi amor por toda la eternidad. Amén.”

 



Primer Saludo


Yo os saludo Oh Coro Celeste de los Serafines y a vos San Labariel
(*) os solicito que me abracéis de un amor perfecto por el Señor, por la Madre de Dios y por San José, para que los Ame con todas mis fuerzas, de todo mi corazón y tenga por Ellos el amor verdadero, desinteresado, fiel, leal, constante, perseverante, humilde, tierno, puro y santo. Amén.


Cuenta grande (1 vez):
Oh Santos Serafines por vuestro ardentísimo amor a Dios, llevadme hasta los Sagrados Corazones de Jesús, María y José y enseñadme la verdadera devoción a Ellos. Amén.


Cuentas pequeñas (10 veces):
Santos Serafines, llevadme al Amantísimo Corazón de San José, y por medio de él y en él a los Corazones de Jesús y María Santísima.


 


Segundo Saludo


Yo os saludo Oh Coro Celeste de los Querubines y a vos San Mariel os  solicito que me concedáis una absoluta y total obediencia a los Mensajes de los Sagrados Corazones de Jesús, María y José en las Apariciones de Jacareí, aunque todo y todos estén contra mío; para que divulgue Sus Mensajes, Los consuele, luche y trabaje por Ellos con coraje, perseverancia y dedicación todos los días de mi vida. Amén.


Cuenta grande (1 vez):
Oh Santos Querubines por vuestro ardentísimo amor a Dios, llevadme hasta los Sagrados Corazones de Jesús, María y José y enseñadme la verdadera devoción a Ellos. Amén.


Cuentas pequeñas (10 veces):
Santos Querubines, llevadme al Amantísimo Corazón de San José, y por medio de él y en él a los Corazones de Jesús y María Santísima.

 



Tercer Saludo


Yo os saludo Oh Coro Celeste de los Tronos y a vos San Seniel os solicito que me concedáis una gran fortaleza en las tentaciones del demonio, una profunda confianza en los Sagrados Corazones Unidos y un amor total a la oración, sobre todo del Santo Rosario y de las oraciones que los Sagrados Corazones nos dieron en las Apariciones de Jacareí. Amén.


Cuenta grande (1 vez):
Oh Santos Tronos por vuestro ardentísimo amor a Dios, llevadme hasta los Sagrados Corazones de Jesús, María y José y enseñadme la verdadera devoción a Ellos. Amén.


Cuentas pequeñas (10 veces):
Santos Tronos, llevadme al Amantísimo Corazón de San José, y por medio de él y en él a los Corazones de Jesús y María Santísima.

 



Cuarto Saludo


Yo os saludo Oh Coro Celeste de las Dominaciones y a vos San Paniel os solicito la gracia de dominar mis pasiones, apegos terrenos y mis sentidos para que muera para mi mismo a todo momento y sea dócil, obediente, listo y leal en el cumplimiento de la voluntad de los Sagrados Corazones y no desee otro amor en mi vida que no sea el de Ellos. Amén.
Cuenta grande (1 vez):


Oh Santas Dominaciones por vuestro ardentísimo amor a Dios, llevadme hasta los Sagrados Corazones de Jesús, María y José y enseñadme la verdadera devoción a Ellos. Amén.


Cuentas pequeñas (10 veces):
Santas Dominaciones, llevadme al Amantísimo Corazón de San José, y por medio de él y en él a los Corazones de Jesús y María Santísima.

 



Quinto Saludo


Yo os saludo Oh Coro Celeste de las Potestades 
y a vos San Iriel os  solicito la gracia del amor sincero por los Sagrados Corazones y el santo deseo de la santidad, que consiste en saber amar a los Sagrados Corazones con perfección para que crezca cada día vez más en sabiduría, amor y gracia delante de Ellos, y así mi vida, se vuelva un himno de amor perfecto a Ellos. Amén.


Cuenta grande (1 vez):
Oh Santas Potestades por vuestro ardentísimo amor a Dios, llevadme hasta los Sagrados Corazones de Jesús, María y José y enseñadme la verdadera devoción a Ellos. Amén.


Cuentas pequeñas (10 veces):
Santas Potestades, llevadme al Amantísimo Corazón de San José, y por medio de él y en él a los Corazones de Jesús y María Santísima.

 



Sexto Saludo


Yo os saludo Oh Coro Celeste de las Virtudes
y a vos San Janiel os solicito la gracia de desprenderme de las criaturas, de los bienes y de todo que perturba mi alma, para que yo mortifique mi voluntad y cumpla perfectamente más y más la voluntad de los Sagrados Corazones que me es revelada en sus Apariciones y Mensajes y así me vuelva digno de Ellos y de Su Santa amistad. Amén.
Cuenta grande (1 vez):


Oh Santas Virtudes por vuestro ardentísimo amor a Dios, llevadme hasta los Sagrados Corazones de Jesús, María y José y enseñadme la verdadera devoción a Ellos. Amén.


Cuentas pequeñas (10 veces):
Santas Virtudes, llevadme al Amantísimo Corazón de San José, y por medio de él y en él a los Corazones de Jesús y María Santísima.


 


Séptimo Saludo


Yo os saludo Oh Coro Celeste de los Principados 
y a vos San Baranel os solicito la gracia de preservarme del pecado contra el Espíritu Santo que no tiene perdón ni en esta ni en la otra vida y que consiste en negar, perseguir, atacar, quedarse alejado de las Apariciones y no obedecer los Mensajes de los Sagrados Corazones y así, yo obedezco los Mensajes de Ellos en las Apariciones de Jacareí con Santo amor y tremor. Amén.
Cuenta grande (1 vez):


Oh Santos Principados por vuestro ardentísimo amor a Dios, llevadme hasta los Sagrados Corazones de Jesús, María y José y enseñadme la verdadera devoción a Ellos. Amén.


Cuentas pequeñas (10 veces):
Santos Principados, llevadme al Amantísimo Corazón de San José, y por medio de él y en él a los Corazones de Jesús y María Santísima.

 



Octavo Saludo


Yo os saludo Oh Coro Celeste de los Arcángeles 
y a vos San Uniel os solicito la gracia de romper con todo lo que me aparta de las Apariciones y Mensajes de los Sagrados Corazones en Jacareí, que desprecie todo y a todos que se oponen a Ellos y Sus Mensajes, para que así los sirva y obedezca los Mensajes de Ellos con total libertad, dedicación y fervor, para que triunfe Sus Corazones y sea derrumbado el imperio infernal en el mundo entero. Amén.
Cuenta grande (1 vez):


Oh Santos Principados por vuestro ardentísimo amor a Dios, llevadme hasta los Sagrados Corazones de Jesús, María y José y enseñadme la verdadera devoción a Ellos. Amén.


Cuentas pequeñas (10 veces):
Santos Principados, llevadme al Amantísimo Corazón de San José, y por medio de él y en él a los Corazones de Jesús y María Santísima.

 



Noveno Saludo


Yo os saludo Oh Coro Celeste de los Ángeles
y a vos San Ariel os solicito la gracia de perseverar en la obediencia a los Mensajes de los Sagrados Corazones en las Apariciones de Jacareí, la perseverancia en la oración y en buenas obras, la victoria sobre las tentaciones y el demonio y la salvación eterna de mi alma, para que pueda agradeceros y alabaros en el Cielo para siempre. Amén.
Cuenta grande (1 vez):


Oh Santos Ángeles por vuestro ardentísimo amor a Dios, llevadme hasta los Sagrados Corazones de Jesús, María y José y enseñadme la verdadera devoción a Ellos. Amén.


Cuentas pequeñas (10 veces):
Santos Principados, llevadme al Amantísimo Corazón de San José, y por medio de él y en él a los Corazones de Jesús y María Santísima.

 



Oración final de la Corona


“Augusta Reina de los Cielos y Señora de los Ángeles, que recibiste de Dios el poder y la misión de aplastar la cabeza de Satanás, nosotros te pedimos humildemente, que enviéis las Legiones Celestes, para que a Vuestras ordenes persigan a los demonios, los combatan por todas partes, repriman su audacia y los precipiten en el abismo. Quien como Dios Santos Ángeles y Arcángeles, protegednos y defendednos, Oh buena y Eterna Madre, Vos seréis siempre nuestro amor y nuestra esperanza, o Divina Madre enviad a los Santos Ángeles para que nos defienda y repela lejos de nosotros el cruel enemigo, así sea, Amén.”


 

 (*) Ángeles que entregaron mensajes en Jacareí - Brasil

 

3.- Mensajes de los Santos Ángeles

 

Les vamos a dar algunos, ustedes busquen otros.

 

 

 

 21/03/2005

 

(Ángel Mariel) "Gloria a Dios, soy el Ángel Mariel, fui mandado aquí por el Señor y la Santísima Virgen, para ayudarlo Marcos, el Santuario de las Apariciones y todo aquí es propiedad de la Madre de Dios. Sonreí, Él era bellísimo, cabellos castaños, ojos azules, túnica blanca, brillaba intensamente. Él también me sonrió y continuó, Marcos, diga a todos que recen diariamente a los Santos Ángeles del Señor, pues Nosotros podemos ayudarlos mucho, confíennos sus preocupaciones y angustias, y Nosotros los confortaremos y obraremos a favor de ustedes. Es necesario rezar a los Santos Ángeles incesantemente en estos tiempos, pues Satanás está furioso con los que rezan y obedecen los Mensajes, pues le arrebatan muchas almas con sus oraciones, sacrificios y obras. Los que obedecen los Mensajes sacan muchas almas de las garras de Satanás. Si ustedes nos rezan a Nosotros podremos ayudarlos muchísimo y Satanás no podrá vencerlos. Soy uno de los Ángeles de Luz del Inmaculado Corazón de María. Protejo estas Apariciones de Jacareí y las de todo el mundo. Recen diariamente así: "Santos Ángeles de Luz del Inmaculado Corazón de María socorrednos y protegednos", y Nosotros vendremos a ayudarlos y confortarlos inmediatamente. Continuad rezando y obedeciendo los Mensajes, pues así salvarán muchas almas, y es necesario que se salve al menos 1/3 (tercera parte) de la humanidad. La Paz, Marcos”

 



01/12/2005

 

 (Ángel Leniel) “Relean todos los Mensajes que ya les fueron dados. El Señor cobrará los frutos de cada Mensaje que descendió del Cielo sobre los seres humanos. Las Apariciones no son juguete y deben ser obedecidas con seriedad y fervor. El Altísimo está entristecido al ver que los Mensajes Celestiales no son tomados con seriedad y no son leídos, oídos y meditados. Dediquen tiempo a esa santa tarea y verán como sus almas encontrarán Paz y la Luz de la Verdad”



22/11/2005

 

  (Ángel Miriel) “Marcos, Yo Soy el Ángel Miriel. Vengo para revelar cuán urgente y necesario es rezar suplicando la Gracia de la Protección de los Ángeles en estos tiempos peligrosos en que viven. La protección Angélica comienza en el instante de la concepción de cada persona. Ya allí, los Ángeles son destinados a guardar el alma recién creada por el Altísimo, hasta que ella sea bautizada, redimida del pecado original, cuando entonces recibirá a su Ángel de la Guarda definitivo. Los Ángeles y los demonios pelean por aquella alma: los Ángeles, resaltando y presentando las gracias, méritos, dolores y trabajos que Nuestro Señor y la Santísima Virgen sufrieron por la redención de ella; y los demonios, alegando que ella fue concebida con excesos en la hora de la generación de ella por sus padres; los Ángeles porfían alegando que Nuestro Señor derramó toda Su Sangre por ella y que María Santísima lloré Lágrimas de Sangre por ella; y los demonios a su vez, que aquella alma todavía es esclava del pecado original y que, por lo tanto, ellos tienen derecho sobre aquella alma.

 

   Peor es si la criatura es hijo ilegítimo o concebido sin el Sacramento del Matrimonio, o entonces con excesos en la hora de la generación, pues ahí los demonios, en estas condiciones, tienen realmente libertad de actuar más sobre esa alma, visto que ahí faltó la Gracia de Dios. Los Ángeles entonces porfían alegando y presentando las oraciones de los antepasados de aquella persona, los méritos, oraciones y buenas obras de aquellos antepasados, para repeler así la fuerza de los demonios. Y María Santísima ordena entonces a los Ángeles que protejan y defiendan aquella alma, pues a pesar de todo, ella podría llegar  a ser un gran santo. Por eso, desde el principio de la vida humana se hace presente nuestra acción de protección para las almas. Es necesario, pues, pedir insistentemente Nuestra protección y Nuestra ayuda constante. Feliz aquel que a Nosotros se encomiende con confianza, pues nunca será abandonado por Nosotros.”

 



17/11/2005

 

 (Ángel Lubatel) “Los tres días de oscuridas no fueron cancelados. Desde 1994 la Madre de Dios ha conseguido aplazarlos con Sus súplicas y Lágrimas ofrecidas al Altísimo, pero, llegará el momento que no podrá hacerlo más, y entonces, ¡ay de los habitantes de la tierra! ¡Recen mucho y sacrifíquense para ayudar en la salvación de las almas! ¡Ejerciten la virtud de la paciencia, que ha sido tan olvidada! ¡Continúen con las oraciones y consuelen a la Madre Celestial! ¡La Paz, Marcos!”

 



15/11/2005

 

 (Ángel Labariel) “Marcos, Yo Soy el Ángel Labariel. Vengo para insistir que se debe reparar todo el mal que el mundo hizo a la Apariciones de Garabandal y Heroldsbach. Si una gran reparación a estas dos Apariciones no son hecha, un gran castigo va a caer sobre el mundo. La Madre de Dios está cada vez más triste a ver que sus llamados no son oídos, que Sus Mensajes no son obedecidos, y, cuando son, son parcialmente o con mucho atraso. Esa falsa paz que ahora hay en el mundo es una señal de que en breve la Justicia Divina va a castigar a toda la humanidad.  ¡Conviértanse inmediatamente! ¡Son los últimos avisos! ‘La Paz, Marcos!”



09/11/2005

 

 (Ángel Mariel): “Marcos, escribe todo esto que Yo le voy a decir: Si el mundo no se arrepiente de lo que hizo contra las Apariciones de la Madre de Dios en la ciudad de Heroldsbach, un gran castigo va a caer sobre todo el planeta tierra. Si la humanidad no hubiese perjudicado aquellas Apariciones, ellas habrían sido conocidas y obedecidas. Porque el clero prohibió la divulgación de aquellos Mensajes, porque excomulgó las videntes y el pueblo fiel a la Madre de Dios, será castigado con la persecución y la deserción de las personas. Si el clero no hubiese hecho todo eso, las Apariciones y Mensajes de Heroldsbach serían conocidas y obedecidas por toda la humanidad. El Corazón de Jesús, Nuestro Señor, fue de nuevo traspasado por una lanza dolorosa, y así Él permanece hasta ahora.  Usted debe decir a las personas que hagan desagravio que recen muchos Rosarios para aplacar la cólera del Señor. Que las personas recen para neutralizar la fuerza de Satanás, pues el quiere destruir todas las Apariciones, todas! Que se repare todo el mal hecho a las Apariciones de Heroldsbach, en caso contrario, el Eterno Padre va a golpear justamente el mundo con el látigo del castigo”



05/11/2005

 

 (Ángel Kamariel): “Yo Soy el Ángel Kamariel. Vengo para decir que se debe aplacar la cólera de Dios, que está inflamada por la desobediencia del mundo a los Mensajes enviados por el Cielo. La Justicia de Dios está resuelta a dejar que sean barridos del mapa varios países, visto que desprecian los Mensajes del Cielo. Pidan la intersección de los Ángeles, pues nuestra oración hace mucho contrapeso a la Justicia Divina, ¡Recen! ¡La Paz!”



19/03/2003

 

 La verdadera devoción a San José. (El Ángel de la Paz): “¡Yo Soy el Ángel de la Paz! Marcos, hoy Yo vengo para decirle que la falta de afecto y devoción para con San José es la causa de la gran tristeza de los Sacratísimos Corazones de Nuestro Señor y Nuestra Señora. Los Sacratísimos Corazones de Ellos están llenos de tristeza porque San José y el Amantísimo Corazón de Él no son amados y ni conocidos por la humanidad, llevando a los seres humanos a, que al fin, desconocieran y no amaran los Sacratísimos Corazones de Jesús y María Santísima.

 

Es porque San José no es conocido y amado, que Nuestro Señor y Nuestra Reina Santísima no son conocidos y amados. La verdadera devoción a San José necesita ser conocida y practicada cuanto antes, pues de ella depende la salvación de un gran número de almas. Es por esto, Marcos, que la Santísima Trinidad desea que usted la dé a conocer y la divulgue a todas las almas para que se salven.  Esta verdadera devoción consiste, en primer lugar, darse y confiar todo al Gran San José.  Deben darse completamente a Él, con todas las fuerzas, con todo el amor y con todas las facultades espirituales y físicas para que todo sea de Él y para que de todo Él pueda disponer. (En seguida, se debe vivir en completa y amorosa dependencia de Él, confiando y esperando todo de Su Paternal Voluntad, que es siempre consonante a la Voluntad del Altísimo. Sobretodo, es necesario darle todo y no ofrecer ninguna resistencia a Su amoroso Corazón, que siempre desea obrar en el alma según el beneplácito del Altísimo.

 

 Sin esta entrega total y sin esta ausencia de resistencia humana, todos los demás pasos de esta sublime consagración son imposibles, pues ella es una vía de doble mano. Por eso, pidan Nuestra ayuda, para que podamos auxiliarlos en la vivencia de esta tan excelsa Consagración. Felices aquellos que se consagraron a San José, este Santo más Elevado y Sublime del Reino de los Cielos, porque ya están a un paso de la Corona de la Vida Eterna y del Cielo.

 

 

 29 de Agosto del 2006.

Marcos: Hoy día vino el Ángel Moniel, es el rubio tiene ojos azules, vestía túnica blanca, después de los saludos iniciales, me dijo:

Ángel San Moniel:
Marcos, Yo Soy el Ángel Moniel, Vengo a decir que para que se entienda la verdadera devoción a Nosotros los Santos Ángeles es necesario ser puro de corazón, o de lo contrario no se podrá nunca llegar al pleno conocimiento de ésta y ni la plena realización de esta práctica.
El alma pura de corazón oye hablar de la verdadera devoción a los Santos Ángeles y su corazón exulta de alegría, al contrario del alma impura, que ve en ésta, un aguijón más para aumentar su culpabilidad y confusión.
Por medio de esta verdadera devoción a los Santos Ángeles, la comprensión y la práctica de la verdadera devoción a San José y a la Madre de Dios, será fácilmente alcanzada por todos los que las quieran.
Entreguen en nuestras manos (a Nosotros los Ángeles) todos los meritos de las buenas obras, oraciones, sacrificios, penitencias, para que Nosotros los coloquemos en los cofres celestes de los Corazones de Jesús, María, Madre de Dios y San José… de donde se doblaran en valor delante del Corazón del Señor.
Marcos que estés en la Paz.
La Paz amado del Cielo.

 
30 de Agosto del 2006.

Marcos: Hoy día vino el Ángel Loriel, es el rubio tiene ojos azules, vestía una túnica amarillo claro, casi blanca y me dijo:

Ángel San Loriel:
Marcos, Yo Soy el Ángel Loriel y Vengo para decir que la devoción a Nosotros los Santos Ángeles será la poderosa catapulta que lanzara a las almas cada vez mas lejos en la verdadera devoción a San José y a la Madre de Dios. Para que un alma tenga verdadera devoción a Nosotros, es necesario que primero ésta tenga un corazón puro, una fe pura, la confianza pura y firme como la de un niño, afirme esperanza y sobre todo el amor puro por Nosotros.
Para que el alma se una a Nosotros espiritualmente, ella debe rezar las oraciones en Nuestra honra y debe convidarnos a Nosotros los Santos Ángeles para rezar con ella siempre, cuando haga algún sacrificio ella debe convidarnos para ofrecerla junto con ella, para que sea mejor aceptado por los Sacratísimos Corazones de Jesús, María y José.
Cuando esté en duda debe invocarnos fervorosamente, para que sea iluminada por Nosotros con santa ideas; en las angustias, aflicciones y tentaciones, debe Llamarnos y recomendarse a Nosotros para que sea confortada, amparada y fortalecida.
Si el alma hiciere eso, tendrá una verdadera unión con Nosotros y podemos hacerla adelantarse en el camino de la verdadera devoción a San José y a la Madre de Dios.
Marcos, Yo Loriel te comuniqué la voluntad de Dios.
Que estés en Paz.
La paz amado del Cielo.

Marcos: En seguida hablo conmigo, me bendijo y desapareció.

 

 

 

 

4.- Letanía cantada de los Santos Ángeles, invocando a los Ángeles que aparecen dando mensajes en Jacareí.
 

 

Oh Santos Ángeles que aparecisteis y comunicasteis Mensajes en las apariciones de Jacareí, yo ahora Os invoco y Os suplico, atendedme, oídme, protegedme, escuchad mi clamor:

San Labariel, ora pro nobis (ruega por nosotros).
San Tomiel, ora pro nobis.
San Seniel, ora pro nobis.
San Paniel, ora pro nobis.
San Loriel, ora pro nobis.
San Moniel, ora pro nobis.
San Iriel, ora pro nobis.
San Muniel, ora pro nobis.
San Teriel, ora pro nobis.
San Leniel, ora pro nobis.
San Lamiel, ora pro nobis.
San Luniel, ora pro nobis.
San Vaniel, ora pro nobis.
San Zaniel ora pro nobis.
San Verani, ora pro nobis.
San Taniel, ora pro nobis.
San Celi, ora pro nobis.
San Melin, ora pro nobis.
San Cenari, ora pro nobis.
San Garani, ora pro nobis.
San Terani, ora pro nobis.
San Cerani, ora pro nobis.
San Marani, ora pro nobis.
San Gatani, ora pro nobis.
San Farani, ora pro nobis.
San Varani, ora pro nobis.
San Misael, ora pro nobis.
San Keriel, ora pro nobis.
San Janiel, ora pro nobis.


San Miguel Arcángel, ora pro nobis.
San Ángel del Rosario, ora pro nobis.

Rogad por nosotros Santos Ángeles del Señor para que seamos dignos de las promesas de los Sagrados Corazones de Jesús, María y José. Amén.


 

5.- Súplica a los Santos Ángeles

 

 

  ¡Dios Todopoderoso y Eterno, Uno en Tres Personas! Antes de dirigirnos a los Santos Ángeles, tus servidores y de llamarlos en nuestro socorro, nos postramos delante de Ti y Te adoramos, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

 

  Bendito y alabado seas por toda la eternidad. Que todos los Ángeles y los hombres que has creado te adoren, te amen y te sirvan, Dios Santo, Dios Fuerte, Dios Inmortal.

 

  ¡Y Tú María, Reina de los ángeles, medianera de todas las gracias, todopoderosa en tu oración, recibe bondadosamente la oración que les dirigimos a tus servidores, y hazla llegar hasta el Trono del Altísimo para que obtengamos gracia, salvación y auxilio! Amén.

 

 

¡Ángeles grandes y Santos, Dios os envía para protegernos y ayudarnos! Os pedimos, en el nombre de Dios Uno en Tres Personas, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos en nombre de la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos, en el nombre todopoderoso de Jesús, ¡Volad en nuestro socorro!¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos por todas las heridas de Nuestro Señor Jesucristo,¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos por todas las torturas de Nuestro Señor Jesucristo,¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos por la Santa Palabra de Dios, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos por el Corazón de Nuestro Señor Jesucristo, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos en nombre del Amor de Dios por nosotros tan pobres, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos en nombre de la fidelidad de Dios para con nosotros tan pobres, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos en nombre de la Misericordia de Dios para con nosotros tan pobres, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos en nombre de María Reina del Cielo y de la Tierra, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos en nombre de María vuestra Reina y Soberana, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos en nombre de María, Madre de Dios y Madre Nuestra, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos por vuestra propia felicidad, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos por vuestra propia fidelidad, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos por vuestra fuerza combativa por el Reino de Dios, ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos, ¡cubrirnos con vuestro escudo! ¡Volad en nuestro socorro!

Os pedimos, ¡protegernos con vuestra espada!

Os pedimos, ¡iluminadnos con vuestra luz!

Os pedimos, ¡abrigadnos bajo el Manto de María!

Os pedimos, ¡encerradnos en el Corazón de María!

Os pedimos, ¡depositadnos en las Manos de María!

Os pedimos, ¡mostradnos el camino hacia la puerta de la vida: el Corazón abierto de Nuestro Señor!

Os pedimos, ¡conducidnos seguros hacia la Casa del Padre Celestial!

Todos los Coros de los Espíritus bienaventurados, ¡Volad en nuestro socorro!

Ángeles de la Vida, ¡Volad en nuestro socorro!

Ángeles de la fuerza de la Palabra de Dios, ¡Volad en nuestro socorro!

Ángeles de la Caridad, ¡Volad en nuestro socorro!

Ángeles que Dios nos atribuye especialmente, como compañeros, ¡Volad en nuestro socorro!

 

¡Volad en nuestro socorro, os pedimos!

Porque hemos recibido en herencia la Sangre de Nuestro Señor y Rey. ¡Volad en nuestro socorro, os pedimos!

Porque hemos recibido en herencia el Corazón de Nuestro Señor Rey. ¡Volad en nuestro socorro, os pedimos!

Porque hemos recibido en herencia el Corazón Inmaculado de María la Virgen Purísima y vuestra Reina. Volad en nuestro socorro, os pedimos!

 

 

San Miguel Arcángel

 

   Tú eres el Príncipe de las Milicias Celestiales, el vencedor del dragón infernal, has recibido de Dios la Fuerza y el Poder para aniquilar por medio de la humildad el orgullo de los poderes de las tinieblas. Te pedimos suscita en nosotros la auténtica humildad del corazón, la fidelidad inquebrantable, para cumplir siempre la Voluntad de Dios, la fortaleza en el sufrimiento y las necesidades, ¡ayúdanos a subsistir delante del Tribunal de Dios!

 

 

San Gabriel Arcángel

 

   Tú eres el Ángel de la Encarnación, el mensajero fiel de Dios, abre nuestros oídos para captar los más pequeños signos y llamamientos del Corazón amante de Nuestro Señor; permanece siempre delante de nuestros ojos, te pedimos, para que comprendamos correctamente la Palabra de Dios y la sigamos y obedezcamos y para cumplir aquello que Dios quiere de nosotros. ¡Haznos vigilantes en la espera del Señor para que no nos encuentre dormidos cuando llegue!

 

 

San Rafael Arcángel

 

   ¡Tú eres el mensajero del Amor de Dios! Te pedimos, hiere nuestro corazón con un amor ardiente por Dios y no dejes que esta herida se cierre jamás, para que permanezcamos sobre el camino del amor en la vida diaria y venzamos todos los obstáculos por la fuerza de este amor.

 

 

¡Ayudadnos hermanos grandes y santos, servidores como nosotros delante de Dios!

 

   ¡Protegednos contra nosotros mismos, contra nuestra cobardía y tibieza, contra nuestro egoísmo y nuestra avaricia, contra nuestra envidia y desconfianza, contra nuestra suficiencia y comodidad, contra nuestro deseo de ser apreciados! ¡Desligadnos de los lazos del pecado y de toda atadura al mundo! Desatad la venda que nosotros mismos hemos anudado sobre nuestro ojos, para dispensarnos de ver la miseria que nos rodea, y poder mirar nuestro propio yo sin incomodarnos y conmiseración.

 

  ¡Clavad en nuestro corazón el aguijón de la santa inquietud de Dios, para que no cesemos jamás de buscarlo con pasión, contrición y amor!

 

¡Buscad en nosotros la Sangre de Nuestro Señor que se derramó por nosotros! ¡Buscad en nosotros las lágrimas de vuestra Reina vertidas por nuestra causa! ¡Buscad en nosotros la imagen de Dios destrozada, desteñida, deteriorada, Imagen a la cual Dios quiso crearnos por Amor!

 

¡Ayudadnos a reconocer a Dios, a adorarlo, amarlo y servirlo! ¡Ayudadnos en la lucha contra los poderes de las tinieblas que nos rodean y nos oprimen solapadamente; ayudadnos para que ninguno de nosotros se pierda, y para que un día, gozosos, podamos reunirnos en la felicidad eterna!  Amén

 

Durante la novena que dura nueve días, pedimos a los Santos Ángeles por la mañana y durante el día los invocamos con frecuencia de esta manera:

 

San Miguel, ¡lucha a nuestro lado con tus Ángeles, ayúdanos y ruega por nosotros!

San Rafael, ¡lucha a nuestro lado con tus Ángeles, ayúdanos y ruega por nosotros!

San Gabriel, ¡lucha a nuestro lado con tus Ángeles, ayúdanos y ruega por nosotros!

 

 

 


6.- Consagración a los Santos Ángeles.
 

 

  

 Oh Santos Ángeles del Señor, Oh Ángeles de Luz del Corazón Inmaculado de María, yo me consagro todo a Vos, ahora y para siempre, como cosa y propiedad Vuestra.


 Os consagro mi lengua, para que siempre os alabe, rece, propague Vuestra devoción y Vuestros Mensajes de las Apariciones de Jacareí.

 

 Os consagro mi mente, para que siempre piense en Vuestra existencia, en Vuestra acción en el mundo y en el amor que tenéis por nosotros y que de nosotros merecéis recibir.

 

 Os consagro mi Corazón para que os ame con todas las fuerzas y con todo mi fervor. Os consagro mi cuerpo para que siempre me protejáis de todas las celadas de Satanás.


 Bendecidme oh hermanos míos celestiales, socorredme en todas mis necesidades y fortalecedme en mis debilidades, a fin de que viviendo unido a Vos en esta vida pueda alabaros, amaros y daros gracias en el Cielo para siempre, Amén.

 

Canción
 

Mi Ángel de la Guarda, por Dios enviado...

Que siempre con Vos, yo sea guardado.

Que siempre con Vos, yo sea guardado.
Al ser yo llamado, por nuestro Señor…
Ángel mío libradme de todo pavor.
Ángel mío libradme de todo pavor.
Si miedo yo tendré, y triste partir…
Ángel mío ayudadme al Cielo a subir.
Ángel mío ayudadme al Cielo a subir.
En la vida asísteme, en la muerte también…
A la Gloria llevadme, para siempre, Amén.
A la Gloria llevadme para siempre, Amén.
Que yo vaya a Jesús, sin ningún pecado…
Y que la Virgen María esté a mi lado.
Y que la Virgen María esté a mi lado.

 



 

 
 

7.- Cántico final

 

 

 

 ¡Salve María, Reina de los Ángeles!
¡Salve los Santos Ángeles de Dios!

 

 


 

 

 

Bajar versión imprimible

 

 

 

 

 

Página anterior (Oraciones) 

 

Página Siguiente (Súplica a los Santos Ángeles)

 

 

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.