¡AY DE AQUELLOS QUE ESTÁN EN PECADO MORTAL, PORQUE EL AVISO LES HARÁ SENTIR

 EL PESO DE SUS PECADOS Y SUS ALMAS SENTIRÁN EL FUEGO DE LAS TINIEBLAS!
 

 



 


LLAMADO URGENTE DE JESÚS EL BUEN PASTOR A LA HUMANIDAD
 


Pequeños míos, que mi paz y mi amor estén con vosotros.

  Los días de mi venida están cerca,
pero antes, la humanidad y la creación, deben ser purificadas. Ninguna criatura habitará la nueva creación de mi Padre, sin antes haber pasado por el horno de la purificación.

 

 

  El dolor y el llanto muy pronto se apoderarán de los hombres; unos desearán estar muertos, pero la muerte no los escuchará, otros maldecirán mi nombre y se perderán y unos pocos, los que alcancen la corona de la vida, serán mi rebaño, mi pueblo elegido. Los días de la prueba ya han comenzado, mi despertar de conciencias está tocando a la puerta; la humanidad sabrá que yo soy su Dios, el Dios de todos los tiempos, el que todo lo ve, todo lo escucha y habla en el silencio. Muy pronto me manifestaré a la humanidad, para que no vuelva a poner en duda mi existencia. Yo Soy el que Soy, el Dios Uno y Trino, el Dios de Abrahán, Isaac y Jacob, Señor de todo lo visible e invisible, Dios de Dios, Luz de Luz, Señor de Señores.



   Mi Gloriosísima Cruz está a punto de aparecer e iluminará los cielos de oriente a occidente, de norte a sur; será visible a vuestros ojos
y por siete días con sus noches la veréis; ella, os anunciará mi Aviso; acordaos que llegaré como ladrón en la noche y mi voz os despertará y vuestras almas por unos minutos, pasarán de este plano terrenal al espiritual. Todo mortal será examinado, pesado y medido, por mi Justicia Divina. Veréis el estado en que se encuentran vuestras almas con respecto a Dios y vuestros hermanos; toda vuestra vida y obras se os mostrarán y seréis juzgados en el amor.



   Mi pequeño juicio
os mostrará la gravedad del pecado y la forma como afecta mi creación; todo pecado mortal os quemará el alma con el fuego con que son quemadas las almas que se condenan. El cielo y el infierno se os mostrarán, para que sepáis que son una realidad. Allí se acordarán de todos sus caminos y de todos los hechos con que se contaminaron y sentirán asco de ustedes mismos, por todos los pecados cometidos.

 

 

  Mi pequeño juicio no será tan duro para mi pueblo fiel, se os mostrarán los pecados que debéis de confesar y especialmente vuestras omisiones y faltas de caridad para con vuestro Dios y vuestros hermanos; sentiréis dolor por haberme ofendido y será como un purgatorio para vuestras almas; os digo, que la suma de los pecados veniales no confesados, se van volviendo en faltas graves que ofenden a mi Divinidad; por eso mi despertar de conciencias es tan importante, para que enderecéis vuestro caminar y retoméis la senda de vuestra salvación. No olvidéis que sois miembros del Cuerpo de Cristo, de este Cristo que se entregó por vosotros para la redención de vuestros pecados; por eso cada vez que pecáis, mi Cuerpo sufre y mi Santo Espíritu se entristece.
 


 
¡Ay de aquellos que están en pecado mortal, porque mi Aviso les va a ser sentir el peso de sus pecados y sus almas sentirán el fuego de las tinieblas! Todos Aquellos que me han dado la espalda, sus almas van a sentir el dolor de las almas que se condenan, verán el infierno y estarán en él, por el tiempo que dure mi pequeño juicio. Así se darán cuenta de la existencia del reino de las tinieblas y del amo que les espera si continúan en su camino de perdición y pecado.
 


  ¡Oh humanidad, estad preparada porque ya viene mi Juicio a las Naciones,
que mi aviso os coja en gracia de Dios, para que podáis resistir a mi juicio!. Pueblo mío, rebaño mío, no temáis; vuestras deudas os serán recordadas, para que os reconciliéis conmigo; vosotros los que andáis en tibieza espiritual, os pido que os defináis de una vez, para que cuando mi justicia os juzgue, no tengáis de qué lamentaros.

 

 

  Porque en verdad os digo, que ningún tibio de corazón, podrá habitar la Nueva Creación. La Nueva Creación que mi Padre creará, será el premio para los valientes que pasen la prueba; mi juicio fortalecerá en la fe a mis ovejas, para que puedan sobrellevar los días de purificación.

 

 

  Muchos veréis mi rostro y me contemplaréis en todo mi esplendor, este será mi regalo para mis leales y fieles hijos. De nuevo os digo, que después de mi Aviso, ya no seréis los mismos; mi despertar de conciencias preparará a unos para el cumplimiento de sus misiones, a otros para el combate espiritual y a otros tantos los despertará de su letargo y mi Milagro se encargará de terminar la transformación. Las 2/3 partes como está escrito se perderán y harán parte del rebaño de mi adversario y serán separadas de mi grey.
 


  Luego de esto mi adversario reinará por un corto tiempo y después se dará comienzo a la batalla final por vuestra libertad.
Mirad pues hijos míos, que mi Aviso y Milagro os darán la oportunidad de que os salvéis y seáis nuevas criaturas fortalecidas en la fe, el amor y en el conocimiento de Dios. Mi Aviso será un Pentecostés para todos aquellos que estén inscritos en el libro de la vida. Mis profetas y ungidos se darán a conocer y hablarán a mi pueblo sin temor. Mis dos testigos profetizarán en aquellos días y destruirán las herejías de mi adversario y junto con mi Madre, mi amado Miguel, mis Ejércitos Celestiales y terrenales, allanarán el camino para mi regreso triunfal. Alegraos ovejas de mi redil, porque se acerca vuestro Eterno Pastor. Vienen los días en que seréis mi pueblo y Yo, seré vuestro Dios. Que alegría cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor, ya están pisando nuestros pies, tus umbrales Jerusalén. Soy vuestro eterno Pastor. Jesús de Nazareth.



Dad a conocer mis mensajes a todas las naciones.
Enoch. 

Septiembre 21 de 2011 1:30 p.m.

 

 

Amado Jesús: Gracias por habernos ayudado con el tema del Aviso, estábamos trabajando justamente en eso cuando nos mandaron tu mensaje (el que está aquí), que mucho nos ayudó. Como hiciste alusión al Salmo 121, quisimos hacerte un regalo y acompañar esta página con la melodía de la canción " Qué alegría cuando me dijeron", harto nos costó conseguirla, pero lo logramos, un regalo para Ti. Te amamos.

 

 

Qué alegría cuando me dijeron (salmo 121)

Qué alegría cuando me dijeron:
vamos a la casa del Señor.
Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén.

Jerusalén está fundada
como ciudad bien compacta.
Allá suben las tribus,
las tribus del Señor.

Según la costumbre de Israel,
a celebrar el Nombre del Señor;
en ella están los tribunales de justicia,
en el palacio de David.

Desead la paz a Jerusalén:
"Vivan seguros los que te aman,
haya paz dentro de tus muros,
en tus palacios seguridad".

Por mis hermanos y compañeros
voy a decir: "La paz contigo".
Por la casa del Señor, nuestro Dios,
te deseo todo bien.

 

 

 

El Aviso tratado en profundidad

 

 

Página anterior y principal (Meditaciones)

 

Página siguiente (Tened vuestras lámparas encendidas)

 

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.