NUESTRA SEÑORA DE AMÉRICA

LA VIRGEN INMACULADA

 

   

   Ciudad Roma, Indiana, USA
1956

 

 

 

 Nuestra Señora prometió más milagros que los concedidos en Lourdes y Fátima se concedería aquí en Estados Unidos, si hacemos lo que ella desea.


La hermana Mildred, dijo que la Virgen hizo hincapié en su deseo de que el Santuario en Washington, DC, sea un lugar de peregrinación especial y que ella sea honrada allí con esta imagen y este título: "Nuestra Señora de América, la Virgen Inmaculada".


Los mensajes de Nuestra Señora de América a la Hermana María Ephren fueron dados entre el 25 de septiembre 1956 y 15 de noviembre de 1956 en la Capilla de Nuestra Señora Madre de la Misericordia en la ciudad de Roma en Indiana Estados Unidos.
- Tiene Aprobación del obispo auxiliar para la medalla , la imagen (1963) y la publicación de los mensajes.


La Virgen pidió que Estados Unidos se enfoque en la virtud de la pureza. Ella pidió que Estados Unidos sea dedicado a su pureza. También habló sobre la Santísima Trinidad en la Familia cristiana, con la Sagrada Familia (Jesús, María y José) como modelo.

 
Una llamada a volver a pureza de la vida en el corazón, la mente, el cuerpo y el alma está en el centro de este mensaje.



“Yo deseo que sea el país dedicado a mi pureza. Deseo que sean mis hijos a través de mi corazón puro. Yo deseo a través de mis hijos de América promover la causa de la fe y la pureza entre las personas y las naciones. Limpiad vuestras almas en la preciosa Sangre de Mi Hijo. Sean mi ejército de soldados castos, dispuestos a luchar hasta la muerte para preservar la pureza de sus almas”.



En los años siguientes a la aparición de Nuestra Señora de América , la hermana tenía muchas visitas, tanto de la
Virgen y de San José, solicitando la renovación de la familia a través de la imitación de las virtudes sencillas de la Sagrada Familia de Nazaret, donde Jesús era el centro de su vida y donde vivían en la Presencia de Dios, un paraíso en la tierra. San José especialmente da un mensaje a los padres sobre su papel en la familia, y para todos nosotros en la obediencia a las leyes de la sociedad, siempre que no sean contrarios a las leyes de Dios y en la obediencia religiosa a las leyes de nuestra fe. San José pidió ser honrado el primer miércoles de cada mes con el rezo del rosario y los misterios Gozosos en honor de su vida en la tierra con Jesús y María.

Nuestra Señora habló sobre la importancia de los sacramentos, especialmente la Eucaristía y de la oración, especialmente del Rosario en familia. San José habló sobre su protección del Papa, la Iglesia y de la familia, afirmando que la paz del mundo está en manos de la Sagrada Familia.

“Mi dulce niña, a menos que mis hijos reformen sus vidas, van a sufrir una gran persecución. Si el hombre mismo no tomara sobre sí la penitencia necesaria para expiar sus pecados y los de los demás, Dios en su justicia tendrá que enviar sobre él, el castigo necesario para expiar sus pecados. "(Diario, pág. 17.)

“Mi querida hija, lo que voy a decirte concierne de una manera particular a mis hijos en Estados Unidos. A menos que hagan penitencia por la mortificación y auto negación y por lo tanto reformen sus vidas, Dios los visitará con penas hasta entonces desconocidas para ellos.

Hija Mía, habrá paz, como se ha prometido, pero no hasta que mis hijos sean purificados y limpiados de la contaminación, y vestido así con el vestido blanco de la gracia, cuando se hayan preparado para recibir esta paz, tan prometida y detenida de nuevo por tanto tiempo a causa de los pecados de los hombres. Mis queridos hijos, ya sea que usted hagan lo que yo quiero, y reformen sus vidas, o Dios mismo va a necesitar que lo limpie en el fuego de las penas indecibles. Usted deben estar preparados para recibir al gran don de la paz. Si no se preparan; Dios se verá obligado a hacerlo en su justicia y misericordia. "(Diario, pág. 21.)

“He aquí, oh hijos míos, las lágrimas de su madre! ¿Voy a llorar en vano? Mitiguen el dolor de mi corazón por la ingratitud de los hombres pecadores con el amor y la castidad de sus vidas. ¿Harán esto por mí, queridos hijos? No permitan que su madre llore en vano. Vengo a vosotros, hijos de América, como un último recurso. Les suplico que escuchen mi voz. Limpiad vuestras almas en la Preciosa Sangre de Mi Hijo. Vivan en su Corazón, y llévenme con vosotros para que les enseñe a vivir en la gran pureza de corazón que es tan agradable a Dios. Sean mi ejército de soldados castos, dispuestos a luchar hasta la muerte para preservar la pureza de sus almas. Yo soy la Inmaculada, Patrona de su tierra. Sean mis hijos fieles como yo he sido su fiel Madre .”

¿Cuándo vamos a escuchar las súplicas de nuestra Madre y consolar su Corazón Inmaculado?



Estas fueron las palabras de San José, en marzo de 1958 dichas a Sor María Mildred Neuzil :

“Que los padres imiten mi gran pureza de vida y el respeto profundo que mantuve a mi Esposa Inmaculada. Sean un ejemplo para sus hijos y semejantes, nunca hagan nada intencionalmente que pueda causar escándalo entre el pueblo de Dios”.



En la tarde del 19 de marzo de 1958, San José de nuevo se le apareció


“Hija Mía, deseo que sea dedicado un día a honrar mi paternidad”.


"La Santísima Trinidad desea honrarme a mí para que en mi paternidad única pueda ser bendecida toda paternidad”.


“Querido hija, yo era rey en la pequeña casa de Nazaret, porque yo abrigué dentro de ella al Príncipe de la Paz y la Reina de los Cielos. De mí, ellos buscaron protección y sustento, y yo nunca les fallé”.

“Yo recibí de ellos el más profundo amor y reverencia, porque en mí vieron a Él; de quién tomé el lugar para hacerme cargo de ellos”.

“Así que el Padre de familia debe ser amado, obedecido y respetado, y a cambio el debe ser un verdadero padre y protector de aquellos que están bajo su cuidado”.
“Al honrar de manera especial mi paternidad, también honran a Jesús y María. La Trinidad Divina ha colocado en nuestro cuidado la paz en el mundo”.

“Hija mía, la imitación de la Sagrada Familia en las virtudes que practicamos en nuestro pequeño hogar de Nazaret, es el camino para todas las almas hacia la paz que viene de Dios y que nadie más puede dar”.

“La paternidad es de Dios, y debe tomar una vez más su lugar que le corresponde entre los hombres. Mi protección especial del Santo Padre y de la Iglesia deben darse a conocer a él. Dios quiere que lo hagan saber al Papa, para que él pueda recibir consuelo y ánimo renovado con ello”.



Estas son las palabras de San José, registradas el 30 de marzo:
“Yo soy el protector de la Iglesia y del hogar, ya que fui el protector de Cristo y de su Madre, mientras vivía en la tierra. Jesús y María, desean que mi corazón puro, siempre oculto y desconocido, ahora se honre de manera especial. Que mis hijos honren mi corazón puro de una manera especial en el primer miércoles de cada mes al recitar los Misterios Gozosos del Rosario en memoria de mi vida con Jesús y María y el amor con que padecían por ellos, el dolor que sufrí con ellos. ¡Que reciban la Santa Comunión en la unión con el amor con que recibí al Salvador por primera vez y cada vez que lo sostenía en mis brazos”.

“Los que me honren de esta manera serán consolados por mi presencia en su muerte, y yo mismo voy a conducirlos con seguridad en la presencia de Jesús y María”.

Jesús habló sobre la santificación de la

familia y otros asuntos. Dijo que no se requiere de mí escribir en este momento, sino en una fecha posterior.
 


El 18 de julio 1959

“¡Oh, el amor propio de las almas! ¿Cómo se resisten a mi gracia! ¡Oh, mis sacerdotes, Mis religiosas, ¿qué no haría yo por ustedes si tan solo me dejarán? Vengo todos los días cargados de gracias que ustedes diariamente rechazan”.


“Mi palomita blanca, fue esta ingratitud de parte de Mis sacerdotes y mis religiosas que me causó tanto dolor en mi pasión”.
“Oh, cómo resisten mi gracia! Cómo luchar contra Mi amor! Aterrados estan ellos que les quite de ellos sus mentiras pretenciosas que me dan la espalda para que no vean el reproche de mis ojos”.


Nuestra Señora vino a mí de nuevo el 20 de diciembre de 1959. Estas fueron sus palabras:


-“Oh, hija Mía, dile a tu padre espiritual que yo regresé para advertir y para abogar. Oh, penitencia, penitencia! ¡Qué poco lo entienden mis hijos ! Me dicen muchas palabras, pero no se sacrifican. No es a mi a quien aman sino a si mismos. ¡Oh, qué ceguera, dulce niña, qué ceguera! ¿Cómo traspasa mi corazón!

“Mira, yo lloro, pero mis hijos no me muestran ninguna compasión. Ellos contemplan la espada en mi corazón pero no hacen ningún movimiento para retirarla. Les doy amor; me dan sólo ingratitud.
-Llora, pues, querida niña, llorar con tu madre por los pecados de los hombres. Intercede conmigo delante del trono de la misericordia, pues el pecado esta dominando al mundo y el castigo no está muy lejos”.



 


Oración a Nuestra Señora de América,

 Patrona de nuestra tierra


Escrito por orden de Nuestra Señora, el 5 de octubre de 1956 por la Hermana María Efrén (Mildred Neuzil)
 
Oh Madre Inmaculada, Reina de nuestro país, abre nuestros corazones, nuestros hogares y nuestra tierra para la venida de Jesús, tu Hijo Divino. Junto a Él, reina sobre nosotros, oh celestial Señora, tan pura y tan brillante con el resplandor de la luz de Dios que brilla dentro y alrededor tuyo. Sé nuestra líder contra los poderes del mal que instigan luchando contra las almas, redimidas a tan gran costo por los sufrimientos de tu Hijo y de ti misma, en unión con Él, del mismo Salvador, que nos ama con caridad infinita.


Nos reunimos alrededor tuyo, oh Madre casta y santa, Virgen Inmaculada, patrona de nuestra amada tierra, decididos a luchar bajo tu estandarte de la santa pureza en contra de la perversidad que haría del todo el mundo un abismo de maldad, sin Dios y sin tu amoroso cuidado maternal.


Consagramos nuestros corazones, nuestros hogares, nuestra tierra a tu Purísimo Corazón, oh gran Reina, que el reino de tu Hijo, nuestro Redentor y nuestro Dios, puede ser firmemente establecido en nosotros.


No pedimos ninguna señal especial de ti, dulce Madre, porque creemos en tu gran amor por nosotros, y ponemos en ti nuestra confianza completa. Nos comprometemos a honrarte por la fe, el amor y la pureza de nuestras vidas de acuerdo a tu deseo.


Reina sobre nosotros, entonces, oh Virgen Inmaculada, con tu Hijo Jesucristo. Que su Divino Corazón y tu purísimo Corazón sea siempre entronizado y glorificado entre nosotros. Utilízanos a nosotros tus hijos de América, como tus instrumentos de paz entre los hombres y las naciones. Obra tus milagros de la gracia en nosotros, para que podamos ser la gloria de la Santísima Trinidad, Quien nos ha creado, redimido y santificado.


Que tu valiente esposo, San José, con los santos ángeles y los santos, te asistan a ti y a nosotros en "la renovación de la faz de la tierra." Entonces, cuando nuestro trabajo haya terminado, ven Inmaculada Madre Santa, y como nuestra Reina Victoriosa, llévanos al reino eterno, donde tu Hijo reine para siempre como Rey.
Amén
(200 días)


Nihil Obstat: Daniel Pilarczyk, S.T.D.
Imprimatur: + Paul F. Leibold, V.G.
Cincinnati, 25 de enero 1963


 
Nuestra Señora de América

El 3 de febrero de 1957, Nuestra Señora dijo:


"La reforma de la vida es lo que pido como el signo y la prueba de amor de mis hijos hacia mí. Dios mira el corazón, y si se parece al Corazón del Hijo divino, con el mayor placer lo considera.
"Pero para hacer que sus corazones se vuelven más y más como el Corazón del Hijo, tienes que ir a la Madre, cuyo corazón es más como el suyo. Desde este corazón puro e inmaculado usted aprenderá todo lo que le hará más agradable a la Corazón divino del Hijo de Dios. la Santísima Trinidad mira con deleite infinito a tales almas y hace su cielo en la tierra.
"Venid a mí, hijos míos, venid a mí y aprender. Hay mucho que les voy a enseñar. Es para su propia felicidad y la salvación eterna. No ignore la voz de su madre. Es la voz del amor, tratando de salvarte de la ruina eterna."
 


Nuestra Señora hace un llamado a la juventud:


El 11 de febrero de 1958, la hermana Mildred escribió en su diario:


"La Virgen me hizo saber que ella está particularmente interesada en la juventud de nuestra nación. Son ellos los que han de ser los líderes de esta renovación de la faz de la tierra. Sus filas se aumentarán por jóvenes de otras naciones a quienes Nuestra Señora también llamará a ayudar en la realización de esta gran renovación:


"Pero la juventud tiene que estar preparada, y esto debe ser hecho al inculcar en ellos, no sólo el conocimiento de la morada divina, sino un estudio serio de la misma, vivirla de tal manera que la Presencia Divina se convierte, por así decirlo, una parte íntima y necesaria de su propia vida y la vida diaria. Desde ésta, fluirá un gran amor, una conflagración que envolverá al mundo en el fuego de la caridad divina. Para esto es lo que Nuestra Señora está trabajando, porque éste es el gran deseo de su Hijo Divino, y es a la juventud de América. que ella está extendiendo este desafío. La medalla que Nuestra Señora pidió ha de ser su escudo contra el mal; la imagen o estatua de Nuestra Señora, la protección del hogar; la estatua del Santuario en Washington, DC, una salvaguardia especial para nuestro país , Estados Unidos en particular, se está dando el tremendo privilegio aún la oportunidad de llevar a todas las naciones a una renovación espiritual nunca antes tan necesaria , tan importante, tan vital.

La Hermana Mildred escribió entonces: "San Miguel vino a mí una noche, poco después de la visita de la Virgen, sosteniendo una antorcha llameante inmensa. La sostuvo hacia mí diciendo: "Mi hermana pequeña, debe llevar la antorcha a través del mundo. Llegó de nuevo la noche siguiente de la misma manera.
"Al día siguiente fui iluminada interiormente durante la Misa me fue dado a conocer que las personas, especialmente los jóvenes, que están dispuestos a seguir con entusiasmo a Nuestra Señora en su gran batalla contra el mal, podría llevar el título especial de "Portadores de la Antorcha de la Reina". Esta antorcha, por supuesto, es el Amor Divino, porque sólo el amor es el que conquistará el odio y todo el odio que trae consigo. "

Una estatua de 300 libras de Nuestra Señora de América ha estado viajando por los EE.UU. y en muchas partes del mundo, incluyendo a la Iglesia clandestina en China. En 1993, esta estatua fue llevada por los portadores de la antorcha "de la reina" Grupo de Jóvenes de Colfax, California, el Día Mundial de la Juventud en Denver, Colorado. La estatua ha viajado desde entonces a la JMJ en Filipinas, Francia, Roma y, más recientemente, 2002 Toronto, Canadá, en julio.

La estatua de Nuestra Señora de América se entronó en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington DC y el 31 de mayo de 2006 en el Monasterio en Hanceville, Alabama de Nuestra Señora de los Ángeles , por los Frailes Franciscanos de la Inmaculada.
Padre Pedro Damián María Fehlner, FI, en su homilía del 5 de agosto de 2006, en el Santuario del Santísimo Sacramento en Hanceville, dijo que la crisis moral de nuestro tiempo, nos exige una nueva enseñanza y vivir la virtud de la pureza.

La medalla que se acuñó tiene la imagen de Nuestra Señora de América en un lado y en el otro el escudo de armas de la familia cristiana junto con la frase Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo - Jesús, María y José.


Algunas de las palabras del Cardinal Raymond L. Burke, D.D., J.C.D. sobre la devoción:


“....El escudo de armas representa simbólicamente la sustancia de la revelación privada recibida por la Hermana María Efrén esto es La morada de la Santísima Trinidad en el hogar cristiano, que es la fuente de vida y de unidad en la familia.


El escudo de armas apunta a la pureza y el amor abnegado en la familia. En la Morada de la Santísima Trinidad el modelo es la Madre de Dios, bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, patrona de nuestra nación. De modo particular, Nuestra Señora de América expresó su deseo de que los Estados Unidos de América, se dedicará a través de su intercesión, a la pureza del amor. La santísima Virgen se identificó a la Hermana María Efrén como “Nuestra Señora de América, la Virgen Inmaculada.”


En la consagración de nuestra nación a la Santísima Virgen, realizada en 1959 en el Santuario Nacional y renovada, en nuestro nombre, por el obispo David Ricken el 11 de noviembre de 2006, el sábado antes de la reunión de noviembre de la Conferencia de los Obispos, nuestra Madre Santísima es llamada “Virgen Inmaculada.”

Algunos han planteado conmigo la cuestión canónica sobre el estado de Nuestra Señora de la Natividad en el Convento Seneca County, Ohio, que ha sido la residencia de los miembro restante de la rama contemplativa suprimida de la Congregación de las Hermanas de la Preciosísima Sangre de Jesús. En respuesta, observo que la cuestión canónica no tiene relación con la devoción o su aprobación.

Como estoy profundamente dedicado a fomentar la devoción a Nuestra Señora de Guadalupe, en nuestro país, me he preguntado acerca de la relación de la devoción a Nuestra Señora de América y la devoción de Nuestra Señora de Guadalupe. Arzobispo Leibold, de hecho, planteó la cuestión con la Hermana María Efrén.

Sor María Efrén respondió que la Virgen de Guadalupe es la emperatriz de todas las Américas, mientras que "Nuestra Señora de América, la Virgen Inmaculada," es la patrona de nuestra nación, los Estados Unidos de América. Los dos devociones son, de hecho, completamente armoniosas.


A medida que nuestro difunto y amado Papa Juan Pablo II nos ha recordado, Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de América y Estrella de la Nueva Evangelización, atrae todas las naciones de América a la unidad para llevar a cabo la nueva evangelización. Nuestra Señora de América llama al pueblo de nuestra nación a la nueva evangelización a través de una renovada dedicación a la pureza en el amor...”


Monseñor Raymond L. Burke
Arzobispo de Saint Louis.


Hermana María Ephren

 

 Mensaje traducido por Angie Ware: http://www.manantialdivino.com/
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página anterior y principal (Mensajes de María)

Página siguiente (Invitación del Cielo a ser Apóstoles de los Últimos Tiempos)

             

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

Dios Padre habla a Sus hijos

 Meditemos con Jesús (importante)

Reflexiones y mensajes de María

Mensajes: El Libro de la Verdad

Oraciones diversas

Selección de Letanías

Selección de Novenas

Oraciones Virgen María

Videos de música religiosa (popular)

Rosarios, Coronas y Coronillas

Nuestra Biblioteca

Hablemos de....

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.