LETANÍAS DE SAN ANTONIO DE PADUA

 

 


 

 

 

Señor ten piedad.
Cristo ten piedad.
Señor ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Santa María, ruega por nosotros.


San Francisco, San Antonio de Padua gloria de la orden de frailes menores, mártir en el deseo de morir por Cristo, columna de la Iglesia, digno sacerdote de Dios, predicador apostólico, maestro de la verdad, vencedor de herejes, terror de los demonios, ruega por nosotros.
Consuelo de los afligidos, ruega por nosotros.
Auxilio de los necesitados, ruega por nosotros.
Guía de los extraviados, ruega por nosotros.
Restaurador de las cosas perdidas, ruega por nosotros.
Intercesor escogido, ruega por nosotros.
Constante obrador de milagros, ruega por nosotros.
Sé propicio, perdónanos, Señor, ruega por nosotros.
Sé propicio, escúchanos, Señor, ruega por nosotros.
De todo mal, líbranos, Señor, ruega por nosotros.
De todo pecado, ruega por nosotros.
De todo peligro de alma y cuerpo, ruega por nosotros.
De los lazos del demonio, ruega por nosotros.
De la peste, hambre y guerra, ruega por nosotros.
De la muerte eterna, ruega por nosotros.
Por los méritos de San Antonio, ruega por nosotros.
Por su celo en la conversión de los pecadores, ruega por nosotros.
Por su deseo de la corona del martirio, ruega por nosotros.
Por sus fatigas y trabajos, ruega por nosotros.
Por su predicación y doctrina, ruega por nosotros.
Por sus lagrimas de penitencia, ruega por nosotros.
Por su paciencia y humildad, ruega por nosotros.
Por su gloriosa muerte, ruega por nosotros.
Por sus numerosos prodigios,  ruega por nosotros.
En el día del juicio, nosotros pecadores, te rogamos, óyenos.
Que nos guíes por caminos de verdadera penitencia, nosotros pecadores, te rogamos, óyenos.
Que nos concedas paciencia en los sufrimientos, nosotros pecadores, te rogamos, óyenos.
Que nos asistas en las necesidades, nosotros pecadores, te rogamos, óyenos.
Que oigas nuestras oraciones y peticiones, nosotros pecadores, te rogamos, óyenos.
Que enciendas en nosotros el fuego de tu amor, nosotros pecadores, te rogamos, óyenos.
Que nos concedas la protección y la intercesión de San Antonio, Hijo de Dios, nosotros pecadores, te rogamos, óyenos.


Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, escúchanos, Señor
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros
Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos.


V. Ruega por nosotros oh bienaventurado San Antonio.

R. Para que seamos dignos de las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo.


 Todopoderoso y eterno, Glorificaste a tu fiel confesor Antonio con el don constante de hacer milagros. Concédenos que cuanto pedimos confiadamente por sus méritos estemos ciertos de recibirlo por su intercesión. Te lo pedimos en nombre de Jesús, el Señor. Amén.

 

 

 

 

Página anterior  (Letanías)

 

Página siguiente  (Letanías a la Santa Cruz)

 

 

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.