JESÚS

 

EN TODA ALMA QUE NO TIENE HUMILDAD:

YO ME RETIRO


 

  

 

 
 

 1 Juan 4, 7-21
AMOR POR AMOR. Carísimos, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios. 8 El que no ama, no ha aprendido a conocer a Dios, porque Dios es amor.

 

9 Y el amor de Dios se ha manifestado en nosotros en que Dios envió al mundo su Hijo Unigénito, para que nosotros vivamos por Él. 10 En esto está el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros y envió su Hijo como propiciación por nuestros pecados.

 

11 Amados, si de tal manera nos amó Dios, también nosotros debemos amarnos mutuamente. 12 A Dios nadie lo ha visto jamás; mas si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor llega en nosotros a la perfección. 13 En esto conocemos que permanecemos en Él y Él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu. 14 Y nosotros vimos y testificamos que el Padre envió al Hijo como Salvador del mundo. 15 Quienquiera confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él y él en Dios. 16 En cuanto a nosotros, hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en ese amor. Dios es amor; y el que permanece en el amor, en Dios permanece y Dios permanece en él. 17 En esto es perfecto el amor en nosotros –de modo que tengamos confianza segura en el día del juicio– porque tal como es Él somos también nosotros en este mundo. 18 En el amor no hay temor; al contrario, el amor perfecto echa fuera el temor, pues el temor supone castigo. El que teme no es perfecto en el amor. 19 Nosotros amamos porque Él nos amó primero.

20 EL AMOR AL PRÓJIMO COMO FRUTO DEL AMOR A DIOS. Si alguno dice: “Yo amo a Dios”, y odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios, a quien nunca ha visto. 21 Y éste es el mandamiento que tenemos de Él: que quien ama a Dios ame también a su hermano.

 



Habla Nuestro Señor Jesucristo.

 


Queridos hijos:
He permitido que pase esto, para que escudriñen en vuestros corazones; y vean (antes del Aviso próximo), que es lo que prima en vosotros.

Vosotros, sois mis hijos y los amo. Porque Yo os amé primero y os elegí antes que vosotros a Mi.

Me encarné en el Vientre Purísimo de Mi Madre y me hice servidor de vosotros para daros el ejemplo.

En mi rebaño no hay jerarquías no hay cargos Pues yo mismo soy Quién lo guía a través del Espíritu Santo.

Y Les envío mis mensajes a través de quién quiero como mi padre da cuánto aquí en el dispone.

El profeta no sólo es quien transmite mi mensaje sino quién lo hace vida y se hace evangelio vivo. Porque de aquí en más muchos No leerán mi palabra sino que os verán a vosotros.

Os exhorto a mirarse a dentro y a reconocerse pecadores y necesitados de mi.

Yo no elijo a nadie como rey entre ustedes porque mi padre me puso a mí como el rey del universo de los cielos y de la Tierra. He venido a ser y traer misericordia entre vosotros.

Ahora bien tanto caminar para que entre vosotros se destrocen y despedacen entre ustedes y al hermano miserable suyo, pero que Yo he elegido, para llevarles un mensaje para corregir corregiros y no para enemistaros entre ustedes.

Aquí no hay bandos mi reino es uno solo. Pero quién os ha dicho que vosotros sois inefables? Acaso He sido Yo? Acaso Mi Madre? Quizás por Ventura Mi Padre?

Os llamo a despojarse de “cargos” creados. Yo soy su hermano porque mi padre amoroso así en su amor lo quiso.

Pero si yo su unigénito le obedecí hasta la muerte y muerte de Cruz por si acaso vosotros que sois mis hermanos e hijos de un mismo padre, os atrevéis a desobedecerme?

Y cuando atacáis dejáis a un hermano tirado Después que yo y que San Miguel por orden mía os ha llevado mensaje?

Mi santa esposa y mi única esposa es la santa iglesia católica y a ella deberán someteros. Por más imperfecta que sea pero es la esposa que yo establecí. Ninguna otra!

Vosotros que decís amarme acaso me seguís a mí, o seguís respetos humanos? Sepan que mis instrumentos cuando me desconocen, se ensoberbecen (hacer que una persona se vuelva soberbia)

Y en toda alma que no tiene humildad, Yo me retiro. Aprended de Mi, que Soy Manso y Humilde de Corazón.

Sabeos reconoceros pecadores y necesitados de mi misericordia infinita!

Oh hijos de Israel! Oh Tribu de Benjamín; ¿hasta donde llegaste? Hasta que nivel de afrenta.

Si vosotros supierais lo que Me duele, amonestaros así! Os suplicio, ¡Arrepentiros! Porque debéis saber que esta es mi obra.

Vosotros sois mis almas a las que yo elegí amé y consagré.

Si las demás ovejitas que aún no me conocen os ven dividiéndoos, y peleándoos por cargos que Yo jamás os di. ¿Qué pensáis? ¿Qué ejemplo seguirán? Si ellas creen que Yo moro en ustedes.

Pero, os repito. Yo no habito en ningún corazón soberbio. En cambio, me muestro amoroso, con el corazón que está arrepentido y contristado, a causa de su pecado.

Os amo hijos, y los invito a la Unión, a la reflexión y al amor.

Os repito, someteos a Mi Santa Iglesia Católica. A Mis hijos, los sacerdotes. Que, aunque pecadores, sin Mis predilectos; y en quienes y a través de quienes Yo Me hago Presente.

Haced conocer esto a tus hermanos, hijo!

Su Jesús, nacido y encarnado en María Santísima.
Amén!

 

Dado a C.S. durante la Adoración Eucarística.

5 de julio de 2016

Argentina.
 

 


 
   

Página anterior y principal (Meditaciones)

 

Página siguiente (Sean mis guerreros de amor y odres nuevos)

 

 

 

 

 

Páginas principales

Portada

Índice General y páginas misceláneas

 

Dios Padre habla a Sus hijos

 

 Meditemos con Jesús (importante)

 

Reflexiones y mensajes de María

 

Mensajes de San Miguel Arcángel

 

Mensajes: El Libro de la Verdad

 

Oraciones diversas

 

Selección de Letanías

 

Selección de Novenas

 

Oraciones Virgen María

 

Videos de música religiosa (popular)

 

Rosarios, Coronas y Coronillas

 

Nuestra Biblioteca

 

Hablemos de....

 

 

 

 

Esta página pertenece al sitio  "Oraciones y Devociones Católicas"

Visite siempre la Portada del sitio, siempre hay algo nuevo ahí.